Los cables, una experiencia desconocida.

La música: Compañera del confinamiento.
mayo 1, 2020
Show all

Permitidme que me ponga friki. Los que me conocéis me habréis escuchado hablar de los cables, incluso algunos habréis podido comprobar conmigo ejemplos prácticos en el estudio. Me gustaría compartir con vosotros mi experiencia y pasión sobre ellos a lo largo de los años. 

Vamos a imaginar que por fin tenemos el coche que siempre hemos soñado. Todas sus prestaciones están en nuestras manos para disfrutar de la carretera y de las aventuras donde viajamos. Y, por supuesto, ruedas de alta gama porque sería absurdo después de conseguir semejante máquina ponerle ruedas de bicicleta 🙂

Arrancamos el coche y al salir del garaje tenemos que recorrer 7 kilómetros de atasco por la ciudad, con calor, ruido constante de los otros coches y peatones que pasan pegados a nosotros para cruzar la calle. Después de 45 minutos logramos salir de la ciudad y cogemos la carretera para deleitarnos con las prestaciones del cochazo. Pero, ¿qué carretera es ésta? El asfalto está lleno de imperfecciones, de baches y gravilla. Cuando tratamos de llegar a los 120 km/hora el ruido dentro del coche es desagradable y la conducción no es nada placentera.

Pues bien, nuestros equipos son el coche y los cables las calles y carreteras. Gastamos dinero en buenos equipos y no solemos hacerlo en buenos cables. Este es un error que cometemos fundamentalmente por desconocimiento. Es un mundo en el que cuando te adentras puedes sorprenderte al enterarte que a un cable de corriente haya que hacerle un rodaje de 200 horas o que algunos de ellos puedan llegar a costar hasta 20.000 euros y estar compuestos de plata.

El desconocimiento es nuestro enemigo y el escepticismo nuestro límite.

Podemos comenzar nuestra andadura por el territorio de los cables con suavidad y moderación. Hay que sentir y reconocer los beneficios que nos ofrecen sin necesidad de empezar saltando de niveles. No obstante, soy de la opinión de que el equipo debe tener el valor de sus elementos equilibrados. El buen cable reduce el ruido (noise floor), la distorsión o interferencias logrando un equilibrio tonal, transparencia, dinámica, definición e imagen estéreo.

Y, ¿cómo funciona eso?

La composición del conductor, como el cobre o la plata, es el órgano vital de nuestros cables encargados de transportar la señal y los aislantes son la piel que protege de elementos externos que deterioran la señal. Conforme aumentamos la calidad de los cables encontramos distintas geometrías, hilos de diferentes diámetros que optimizan la transmisión dependiendo de la frecuencia o diversos grados de pureza.

¿Cómo se transmite la electricidad?

La electricidad se transmite de manera dispar si se usa plata, cobre de alta calidad o cobre de muy alta calidad y por eso la pureza es un elemento definitivo para el resultado final. Un rasgo de calidad en el tratamiento del material en bruto es la ausencia de discontinuidades en el núcleo del conductor haciendo que la electricidad navegue sin obstáculos. Del mismo modo, los conectores son las manos que estrechan los lazos entre los equipos y su composición es de igual importancia que la del conductor. No podemos olvidar la calidad de las soldaduras entre conductor y conector porque determina también el carácter final del cable. Cada firma tiene su propio arte en el diseño de los cables y de ahí la diversidad en investigación y desarrollo.

¡Disfruta de tus equipos!

La decisión de usar un buen cable significa experimentar el mejor rendimiento de los equipos. Existen muchísimas firmas en el mercado ofreciendo gran variedad de opciones. En el estudio contamos con marcas de referencia mundial para nuestros equipos garantizando que desarrollan al máximo sus prestaciones. Recientemente, y aprovechando estos días de confinamiento, he tenido la suerte de descubrir esta marca española de fabricación de cables con un trato excelente y profesional tanto en la atención telefónica como en la rapidez del envío, y con una gran calidad en sus productos a precios muy competitivos.

Y por si el mundo del sonido os parecía poco… Bienvenidos ahora al apasionante mundo de los cables 😉

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *